31
MAY 2021
Cláusula rebus sic stantibus y contratos de “larga duración”: a propósito de la confusión generada por la STS, Sala Primera, 156/2020 de 6 de marzo

Cláusula rebus sic stantibus y contratos de “larga duración”: a propósito de la confusión generada por la STS, Sala Primera, 156/2020 de 6 de marzo


España

Tribuna de Miguel Fernández Benavides en Hay Derecho

El abogado del Departamento de Litigación y Arbitraje, y editor del prestigioso blog jurídico Hay Derecho que edita el diario Expansión, Miguel Fernández Benavides ha publicado una tribuna en la que analiza la aplicación de la claúsula rebus sic stantibus en los contratos de “larga duración” y en relación con la sentencia de la Sala de lo Civil de Tribunal Supremo español 156/2020 .

Dice Miguel Fernández Benavides en su publicación que “basta con una lectura detenida de la Sentencia mencionada para concluir que el Tribunal Supremo en ningún caso ha establecido que, entre los requisitos para la aplicación de la cláusula rebus, se encuentre el de que el contrato deba ser de “larga duración”. Entre otros motivos, porque no tendría ningún sentido haberlo hecho sin antes definir qué ha de entenderse como contrato de larga o de corta duración.

Así, prosigue, “más allá de lo más o menos afortunada que pueda ser la redacción, lo cierto es que, si nos ceñimos a la literalidad de la Sentencia, el Tribunal Supremo se limita a decir algo que es obvio y compartimos plenamente: que en un contrato de larga duración es más probable que se dé una alteración extraordinaria de las circunstancias susceptible de dar lugar a la aplicación de la cláusula rebus sic stanbitus”.

Señala Miguel Fernández Benavides que lo decisivo decisivo para el Tribunal Supremo no es que la duración del contrato objeto de la dispuesta que resuelve la sentencia “ se extendiese durante uno, dos o tres años, sino más bien que el reparto contractual de riesgos no permitía en el caso concreto hablar de una alteración extraordinaria de las circunstancias, aunque en cualquier caso, es indudable que esta sentencia introdujo en los pleitos de rebus un nuevo debate, al distinguir entre contratos de larga y de corta duración”.

En su opinión, concluye el autor, “aunque pudiera interpretarse erróneamente que la referencia a la larga duración habría venido a instituir un nuevo requisito de aplicación de esta figura, lo cierto es que tampoco estaríamos ante una cuestión determinante o decisiva, en la medida en que la STS 156/2020, de 6 de marzo no constituye doctrina jurisprudencial (art. 1.6 CC), y por tanto, no ha de vincular a los jueces y tribunales”.

El artículo completo aquí



close